• Buscar
BLOG: LA CASA SE MUEVE

Ágatha Ruiz de la Prada: “El color es sinónimo de felicidad”

Ágatha Ruiz de la Prada: “El color es sinónimo de felicidad”
19 / 09 / 2018

¿Quién no conoce a Ágatha Ruiz de la Prada? Nacida en Madrid en los años 60, la diseñadora ha logrado crear un universo personal que va más allá del mundo de la moda. Los colores estridentes (amarillos, rosas, naranjas, fucsias, verdes o rojos) y los motivos tradicionales que emplea para adornar las prendas (lunares, estrellas, corazones, flores y lunas) se han extendido a otros ámbitos como el de la decoración, la papelería, accesorios para mascotas… ¡Y hasta un autobús! Nada se le resiste a esta creadora optimista, inquieta y rebelde.

Ágatha Ruiz de la Prada

Con un estilo propio e inimitable

Hija de un famoso arquitecto coleccionista de arte y de una aristócrata catalana, Ágatha cursó estudios en la Escuela de Artes y Técnicas de la Moda de Barcelona y empezó su carrera en el taller del madrileño Pepe Rubio.

En 1982 inauguró su tienda-estudio en Madrid, en el número 8 de la calle Marqués de Riscal, donde exponía sus característicos diseños atrevidos, alegres y llenos de colorido. Una tía suya le prestó su piso, aunque le dijo: “Agatha, los miércoles vienen aquí unas señoras a rezar el rosario”. Y siguieron haciéndolo.

En esta primera tienda se inventaron los “Jueves de Ágatha”, unas fiestas en las que el color y la diversión estaban asegurados. Era siempre temáticas y originales. Su nombre empezaba a sonar con fuerza en el Madrid de La Movida.

En 1985 debutó en la Pasarela Cibeles junto a Sybilla, Adolfo Domínguez, Roberto Verino, Pedro del Hierro y Loewe, entre otros, y desde entonces, no sólo es una habitual de la Madrid Fashion Week, sino que, su reconocimiento nacional e internacional no ha dejado de crecer. Sus creaciones ocupan un lugar destacado en las pasarelas de todo el mundo.

Ágatha y su pasión por la decoración

Apasionada de la decoración de interiores, Ágatha Ruiz de la Prada ha dejado su sello en mesas, sillas, mobiliario juvenil, complementos para la casa, lavadoras, cafeteras, vajillas, cubiertos, cristalerías, azulejos, tejidos para tapicerías, ropa para el hogar, alfombras y un largo etcétera.

Casa Decor también ha sido testigo de sus originales y atrevidas propuestas, pues la diseñadora ha participado en nueve ediciones, ocho de ellas consecutivas. La primera, en 1997, en un casón neoclásico de los años 20, antigua sede del Instituto Británico, situado en la calle Almagro. En ese año, proyectó la “Habitación de los Sueños” y después, en 1998, vino su planchador y baño. Ágatha fue durante ocho años una de las incondicionales de Casa Decor.

Peluquería proyectada por Ágatha Ruiz de la Prada en Casa Decor 2003
Peluquería proyectada por Ágatha Ruiz de la Prada en Casa Decor 2003
Cocina proyectada por Ágatha Ruiz de la Prada en Casa Decor 2004
Cocina proyectada por Ágatha Ruiz de la Prada en Casa Decor 2004
Cocina proyectada por Ágatha Ruiz de la Prada en Casa Decor 2004
Cocina diseñada por Ágatha Ruiz de la Prada en Casa Decor 2004

La diseñadora proyectó también el restaurante de la edición de Madrid 2000, que se celebró en un magnífico palacete del barrio de Chamberí, en Eduardo Dato, 18; una divertida peluquería, en Madrid 2003, y una cocina, en Madrid 2004.

“Pabellón de verano” diseñado por Ágatha Ruiz de la Prada para la firma Pamesa en Casa Decor 2008

Ligada a Casa Decor

Inmersa en multitud de compromisos profesionales, la diseñadora faltó unos años a su cita con Casa Decor, pero regresó en 2008, con el “Pabellón de verano en azulejos” para la firma Pamesa.

El proyecto consistía en una casa diáfana en la cual todos los elementos habían sido creados o revestidos con los pavimentos y revestimientos cerámicos que Ágatha diseñó para Pamesa. “Yo siempre soñé con hacer baldosas. Con mis baldosas es muy fácil cambiar, alegrar, modernizar y agathizar cualquier casa. Son cuadraditos mágicos. Yo no quiero suelos imitando mármol, sólo quiero baldosas de colores en el suelo”, manifestaba Ágatha.

Rayas torcidas, lunares, puntos, flores y nubes daban forma a lo que la misma Agatha calificó como “una casa alegre” en la cual, diseñadores e interioristas tuvieron la oportunidad de descubrir nuevas posibilidades estéticas de la cerámica.

Jurado de los Premios Casa Decor 2014

La exposición de Madrid 2008 fue la última (hasta el moment0), en la que Ágatha participó con un espacio creado por ella misma. Sin embargo, la diseñadora ha querido acompañarnos en diferentes eventos celebrados durante diferentes ediciones.

Así, dentro del programa Casa Decor 2011, Ágatha Ruiz de la Prada fue la encargada de abrir el I Foro Profesional de Interiorismo. Bajo el lema de “Vanguardia en el Diseño y en el Interiorismo”, el acto contó con la presencia del decorador e interiorista Diego Rodríguez; el arquitecto Héctor Ruíz-Velázquez; Paloma Sobrini, arquitecta y anterior decana del COAM; el decorador Pepe Leal; Lorenzo Meazza, responsable de roomsettings y homes de IKEA; o Alberto Martínez de CuldeSac, espacio creativo multidisciplinar ubicado en Valencia.

En Casa Decor 2014, Ágatha fue jurado de los II Premios Casa Decor junto a Begoña Zunzunegui, empresaria e interiorista; Belén Hermida, arquitecta y profesora del CEU San Pablo; Diego Rodríguez, interiorista; José Antonio Granero, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid; y Susana Gómez, directora de la revista El Mueble.

Ágatha Ruiz de la Prada fue una de las participantes de la mesa redonda organizada en Casa Decor 2015 sobre la internacionalización del diseño. Aquí la vemos con Joan Mellen, director ejecutivo de RED; Carlos Espinosa de los Monteros, Alto Comisionado para la Marca España; Isabel Avendaño, directora general de GM Proyecto, y Carmen Cárdeno, Directora General de Comercio Interior.
Fiesta de los IV Premios Casa Decor 2016, junto a los interioristas Pascua Ortega y Diego Rodríguez, y la presidenta de Casa Decor, Kersti Urvois.

Su particular estilo he ha valido numerosos premios, como el Premio Nacional de Diseño de Moda que el Ministerio de Cultura le otorgó en 2017. El jurado alegó que era un “reconocimiento a sus más de treinta años de trayectoria, por su capacidad de vincular su trabajo en moda con otras manifestaciones de las artes, el diseño o la industria. La singularidad y el riesgo de sus propuestas, combinación de colores vivos incluida, ha conseguido el reconocimiento nacional e internacional. Su capacidad de trabajo, su ilusión para liderar equipos y su sensibilidad para conectar las propuestas de moda en productos cotidianos muy reconocibles, le hacen merecedora de este premio”.

Sin duda, Ágatha Ruiz de la Prada, defensora de los colores vivos y llamativos, ha conseguido un estilo propio e inimitable.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.