• Buscar
BLOG: LA CASA SE MUEVE

Diego Rodríguez: “Casa Decor nos aporta una idea y nosotros la llenamos”

Diego Rodríguez: “Casa Decor nos aporta una idea y nosotros la llenamos”
20 / 07 / 2018

Diego Rodríguez es uno de los veteranos de Casa Decor. Ha participado en veintiuna ediciones de Casa Decor. Un salón fue su primer proyecto en 1996 y, a lo largo de estos años, ha creado todo tipo de espacios. Con él retomamos parte de su larga trayectoria como arquitecto de interiores y su amplia experiencia como colaborador y participante en Casa Decor.

El reconocimiento le llegó en la edición de 2014, cuando recibió la Mención de Honor no solo por el magnífico trabajo realizado en su espacio “Fondos y texturas”, sino también por su prolífica carrera profesional y el nivel de calidad máximo que siempre ha plasmado en sus proyectos.

Ausente en la edición de 2015, al año siguiente volvió con un proyecto para Casa Decor 2016 en colaboración con la firma Samsung. Se trataba de un proyecto donde los componentes tecnológicos (televisores y equipos de sonido) se acoplaban en muebles de diseño propio para completar un espacio moderno, elegante y bien ejecutado.

En las dos últimas ediciones, la firma  Saint-Gobain ha contado con él para mostrar el amplio abanico de materiales innovadores y sostenibles del grupo. Dos proyectos de arquitectura interior, más que decorativos, que dieron como resultado sendos salones acogedores y confortables con el inconfundible estilo Diego Rodríguez.

Salón – “Espacio Saint-Gobain”. Casa Decor 2018.

A lo largo de sus veintiuna participaciones en Casa Decor, los espacios de Diego Rodríguez y su estudio Concepto DR han ido mostrando la evolución del diseño y la decoración en nuestro país, desde una mirada siempre vanguardista y varios años adelantada a su época.

¿Cuál es el balance que hace de esta larga colaboración con Casa Decor?
Fue y es una oportunidad muy grande poder enseñar un trabajo no supeditado a un cliente, una forma de hacer libre, de sacar a la luz tu propia expresión… En estos trabajos la imaginación vuela y se puede tener una mirada más actual y abierta de la decoración. Casa Decor abrió ese camino en aquel momento. Pero la aportación ha sido mutua: Casa Decor nos aporta una idea y nosotros la llenamos. Ellos ponen unos medios y nosotros el contenido.

Y a pesar de los años, sigue presentándose con el mismo entusiasmo…
Casa Decor nos crea una ilusión tremenda. A todos mis trabajos les he puesto y les pongo una gran ilusión. Siempre he animado a otros decoradores a participar. He tenido experiencias magníficas y tengo una excelente relación, muy familiar, con todo el equipo de Casa Decor.

Salón – “Espacio Saint-Gobain” Casa Decor 2017.

De todos sus trabajos, ¿con cuál se siente más identificado?
De la forma en que yo me tomo el ejercicio de Casa Decor, para mí todos han sido importantes. Indudablemente, algunos habrán gustado más y otros menos, pero en todos he tratado de llevar mi expresión y mi forma de trabajar. Me gusta mucho que digan de mí que, en los proyectos que presento en Casa Decor, la realización es perfecta. Tengo fama de ello, y quizás hago mucho hincapié en que todo esté perfectamente acabado.

En todos sus espacios, suele utilizar el blanco como base y colores secundarios muy neutros… Parece todo muy pensado. ¿Cómo resuelve el esquema de color en sus decoraciones?
Lo que yo inicié en cuanto al color quizás no se entendía porque iba un poco por delante de lo que funcionaba bien a nivel comercial. Yo apuntaba hacia un concepto del loft, del minimalismo… En aquellos años, no se comprendía una cámara blanca con una luz puntual, con los muebles justos… No quiere decirse que utilizara siempre blanco, el color está en muchos sitios, no solo en la caja. El color se introduce a través de los elementos decorativos: alfombras, cortinas, tapicerías, obras de arte…

Salón de TV – “Samsung SUHD TV”. Casa Decor 2016.

Sabemos que empezó a trabajar en moda. ¿Qué queda de aquella etapa en sus decoraciones?
Entré en el mundo de la moda siendo muy joven y aprendí muchísimo de tejidos, color combinación de dibujos… Pero sobre todo de la iluminación sobre los tejidos; el movimiento que la luz ejerce sobre los tejidos cambia según estén bien o mal iluminados. La puesta en escena es fundamental… Me gustan los terciopelos y los tejidos sastre. Los terciopelos que utilizo son de un tacto fantástico. El tacto es algo que te transporta, y lo llevo a los tejidos. En mis espacios, siempre invito a la gente a que toque todo: telas, mobiliario… para que puedan percibir la sensación de una pieza buena o un material extraordinario.

Salón con chimenea – “Fondos y texturas”. Casa Decor 2014.

Una de sus señas de identidad es la presencia de piezas de arte: escultura, pintura, fotografía, obra gráfica…
En efecto, una pieza que nunca falta en mis espacios es una escultura. En nuestro país, desafortunadamente, no se ha desarrollado una trayectoria con la escultura como con la pintura, ésta última todo el mundo la comprende mejor. La escultura es más difícil de entender pero, sin embargo, es algo vital en nuestra vida. También me gusta la fotografía, que siempre combino con otros elementos. En el mundo del arte, empiezas a buscar elementos que se integren en un espacio, tratas de encajar, guardar un lenguaje, un porqué… Pero no tengo preferencias de unos sobre otros. Siempre ha habido arte en mis espacios. No lo puedo ni quiero evitar.

Comedor turquesa – “Lenguaje de líneas”. Casa Decor 2013.

Lo que tampoco falta en sus espacios son sus propios diseños, muchos de ellos en acero corten, madera…
El acero corten lo utilizo desde hace muchos años. Me gusta investigar y lanzarme con la idea de aportar, presentar y ofrecer algo nuevo. Lo he trabajado con mil tipos de madera. Siempre he manipulado maderas, sus texturas y acabados. Me gusta teñirlas, oscurecerlas y mezclarlas con otros materiales: corten, cerámica, cristal… Siempre procuro dejar un diseño mío en casa de cada cliente, con total libertad. Mesas, auxiliares de comedor, consolas, librerías… Cada diseño lleva un estudio para que funcione, que sea operativo y razonable de precio. En Casa Decor siempre ha habido uno o varios muebles míos.

Espacios integrados – “Filosofía en tres actos”. Casa Decor Madrid 2011.

Cuando se plantea un proyecto en Casa Decor, ¿cuál es su primera inspiración? ¿por dónde empieza a construirlo?
Cuando entro a un espacio que está vacío, que hay que rehabilitar o reformar, me guío por la primera sensación que percibo desde la entrada. En Casa Decor me suele pasar, entro en un espacio y digo éste, no le doy muchas vueltas. Y ¿por qué precisamente éste? Por dimensiones, por luz, por posibilidades… hay algo que te habla. También me sucede a la inversa y digo éste no, aunque sea un espacio magnífico; es una sensación íntima. Por ejemplo, los espacios estrechos y largos son muy difíciles de solucionar. De alguna manera, esa sensación no la debe percibir quien entre en el espacio terminado. Todo tiene que tener una lógica. El espacio te motiva cuando lo ves.

Espacios integrados – “Filosofía en tres actos”, cocina-comedor. Casa Decor Madrid 2011.

Cuéntenos de lo que huye y jamás veremos en su decoraciones
En cuanto a materiales, me horroriza todo lo sintético –aunque vivimos en esa época–. No me gusta lo que imita algo. Prefiero ir a la realidad y que lo sintético sea sintético. Los materiales tienen que parecer lo que son. También me desagradan las copias, sobre todo en los textiles donde se copia una barbaridad.

¿Qué vamos a encontrar siempre en un espacio de Diego Rodríguez?
Aparte del mobiliario, hay una cosa que cuido mucho: el orden. En mis espacios de Casa Decor siempre verás orden, que empieza en la obra y lo mantengo durante todo el mes. en el orden entran muchas cosas: el orden de la luz, el orden del color… Todo es orden. Lo que realmente se puede apreciar en mis trabajos es el orden. Las cosas están en su sitio, no están puestas por poner, hay un ordenamiento en el espacio. Lo que nunca se va a ver en un espacio mío es desorden, cacharrerío, llenar por llenar.

Salón de música – “La música en su espacio”. Casa Decor Madrid 2010.

Esa misma sensación de orden y sosiego, que Diego Rodríguez transmite en todos sus proyectos, observamos en las tiendas que tiene en el centro de Madrid donde trabaja con las firmas italianas Molteni, Minotti y Dada, en locales monomarcas para cada una de ellas. Y antes de despedirnos, nos desvela su pasión por la arquitectura y nos confiesa que, como a todos los arquitectos de interiores “Me encantan las reformas, hacer los planos… No concibo un proyecto en el que no tenga que tirar un tabique”. Así es Diego, el hombre apacible que lo cambia todo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.