• Buscar
BLOG: LA CASA SE MUEVE

Jaime Hayon, entre el arte y el diseño

Jaime Hayon, entre el arte y el diseño
25 / 08 / 2018

El humor, el color, el detalle y los materiales naturales (sin olvidar la comodidad y la funcionalidad) son algunos de los elementos base con los que el diseñador madrileño Jaime Hayon (Madrid, 1974) elabora sus inconfundibles creaciones. Este artista-diseñador –como le gusta definirse a sí mismo– es una mente inquieta y, como tal, su obra es extensa.

Su conocimiento de las técnicas artesanales junto a su creatividad innata, le han permitido atreverse con casi todo en el ámbito del diseño, el arte y la artesanía. Su repertorio abarca múltiples facetas, desde el diseño de muebles, textiles, calzado, ropa, complementos… a la decoración de espacios interiores o instalaciones artísticas efímeras. Y todo ello concentrado en una de las carreras más fulgurantes y meteóricas que se recuerdan en la historia reciente del diseño contemporáneo.

Su inclusión el pasado invierno en Madrid Design Festival con la exposición Backstage, Jaime Hayon. De lo imaginario a lo real, la primera muestra retrospectiva de su obra que se realizaba en España, nos ha parecido una buena oportunidad de acercarnos al trabajo creativo de Hayon.

En primer término, una pieza en azul eléctrico para ‘Fritz Hotel’. A la dcha., tres figuras de la colección ‘Baccarat’. Al fondo, las sillas ‘Milà’ y ‘Piña’, ambas en colaboración con Magis.

Con el propósito de enseñar el proceso creativo de cada una de sus piezas, desde la idea y la elección de materiales a los cambios que puede sufrir el concepto inicial durante el trabajo, en esta acertada retrospectiva, además de sus creaciones: prototipos, objetos de vidrio, porcelanas, pinturas, lámparas, muebles… se exponían sus “queridos cuadernos de dibujos” –atesora más de 300 de distintos formatos y materiales– donde aparecen dibujos, bocetos, anotaciones y apuntes destinados a transformarse en esculturas, objetos, interiores o, simplemente, ideas para el futuro.

Sin duda, una retrospectiva muy interesante para explicar como funciona la cabeza de Hayon en cada uno de sus procesos creativos, pero que no es más que un punto y seguido en la trayectoria del diseñador español más aclamado de su generación.

Instalación “Mon Cirque”, basada en un retorno al objeto hecho a mano donde cada pieza es única en su existencia, al igual que los personajes que representan.

Trayectoria que comenzó a forjarse con sus estudios de diseño industrial en la sede madrileña del Instituto Europeo de Diseño. “Me parecía interesante y me metí, en plan ‘a ver qué pasa’. Me apasionó, porque era una escuela con gente fantástica”, recuerda Hayon. Tras graduarse, en 1997 consiguió una beca para la academia de diseño y comunicación Fabrica, fundado por Benetton, donde Hayon pronto se convirtió en responsable del departamento de diseño que dirigía Oliviero Toscani. “Era una responsabilidad muy heavy pero claro, la acepté”.

Allí estuvo siete años, durante los cuales supervisó proyectos en diferentes ámbitos: interiorismo de tiendas, concepción de exposiciones y diseño gráfico. En esa misma época, en 2000, alquiló una nave industrial en Treviso, cerca de Fabrica, donde comenzó a trabajar en sus propios diseños, juguetes japoneses, objetos de cerámica y mobiliario, aplicando en ellos ese lenguaje propio de formas redondeadas, colorido y sentido del humor, que le han situado en la cima del diseño contemporáneo.

Algunas de sus creaciones no pasaron inadvertidas para muchas marcas como la editora catalana Artquitect, la cual se fijó en el trabajo de Hayon y le encargó una pieza de lavabo, que acabó convirtiéndose en toda una colección de baño (con espejo e iluminación incorporados). Casi al mismo tiempo, otra firma catalana, Metalarte le encargó una lámpara, la Josephine.

Jaime Hayon posa en su estudio valenciano, un piso modernista de principios del siglo XX, con algunas de las piezas de la colección Gardenias para BD Barcelona Design.

Su particular visión del diseño se vio plenamente reflejada en su exposición ‘Mediterranean Digital Baroque’, en la galería londinense David Gill (2003), una impactante puesta en escena que tuvo su continuación en ‘Mon Cirque’, exposición itinerante que viajó por Frankfurt, Barcelona, París y Kuala Lumpur. Esto unido a la colección Showtime que produjo BD Barcelona supuso la consolidación de una carrera que no ha dejado de crecer.

En 2004, Jaime Hayon se traslada a Barcelona donde fundó Hayonstudio, su propia oficina de diseño, para trabajar en sus siguientes proyectos al tiempo que seguía mostrando su obra más personal en galerías de arte de medio mundo. Sin embargo, esta ubicación ha ido cambiando con el tiempo. De Barcelona se trasladó a Londres y, desde hace seis años, a Valencia. “Quería estar cerca del mar y de Madrid, que es mi ciudad y me encanta”. Como ha comentado alguna vez, descubrió Valencia durante sus visitas a la fábrica de porcelana Lladró, firma con la que colabora hace tiempo.

Los cuadernos de dibujos de Hayon revelan abiertamente el desarrollo creativo, los primeros bocetos, fuentes de inspiración y secretos de producción.
Piezas de la colección “Fantasy”, diseñada para Lladró; y zapatos para la mallorquina Camper.

Su inagotable creatividad y un trabajo riguroso, a la vez artístico y funcional, le ha permitido crear colecciones para clientes muy diferentes. Algunos ejemplos de esto son sus colaboraciones con Viccarbe, Magis, Established and Sons, Sé London, Wittmann y Moooi (mobiliario), Metalarte, Paralchina y Swarovski (iluminación), Berhardt Design (textiles), Piper Heidsieck (accesorios de mesa), Gaia and Gino (jarrones), Lladró y Bosa Ceramiche (objetos cerámicos), The Rug Company (alfombras), Camper (calzado), Orolog (relojes).

Jaime Hayon sentado sobre una alfombra de la colección Hayon x Nani, una colaboración con Nani Marquina y rodeado por la cerámica de Vista Alegre, el sofá Favn para Fritz Hansen y la mesa Palette de &Tradition. 

Precisamente, una de estas colecciones catapultó a Jaime Hayon a lo más alto del diseño contemporáneo. La icónica firma danesa Fritz Hansen, tras seis años editando y respaldando algunos de sus diseños, le encargó diseñar la habitación 506 del icónico SAS Royal Hotel (ahora recién renovado Radisson Collection Royal Hotel) en Copenhaguen, donde Arne Jacobsen diseñaría en 1958 la habitación 606. “Viniendo del Mediterráneo, poder marcar el diseño danés ha sido una experiencia increíblemente especial para mí”, decía Hayon. La estancia cuenta con dos piezas claves en la carrera de Fritz Hansen y Jaime Hayon: El sofá Favn y el sillón Ro.

Un oso-cebra con chistera dorada da la bienvenida a los clientes en el hall principal del hotel Barceló Torre de Madrid. Un claro guiño a su pariente que figura, junto al madroño, en el escudo de la capital.
Una de las habitaciones del hotel Barceló Torre de Madrid, con piezas muy especiales como el Face Mirror, o la Monkey Side Table, que edita BD Barcelona Design.

Su facilidad para crear a cualquier escala le ha valido a Hayon para tener una fructífera carrera no sólo como diseñador de producto sino también como diseñador de interiores. Además de los aclamados interiores para el restaurante La Terraza del Casino de Madrid y las tiendas de calzado de Camper, Hayon ha trabajado en interiores para hoteles, restaurantes y joyerías, entre otros establecimientos de todo el mundo. Entre sus últimos trabajos están la cafetería del mercado central de Valencia o el recién inaugurado Hotel Barceló Torre de Madrid, en el cual parece haber plasmado todo su universo decó más vitalista.

Este último es el primer hotel diseñado íntegramente por Hayon. Todo un recopilatorio de las piezas más representativas de su universo particular, dentro de un ambiente muy colorista y un tanto cañí. En el hall, un oso cebrado de cuatro metros con chistera da la bienvenida a los huéspedes.

Las salas están repletas de sillones en alegres tapizados, Ro y Fri de la reputada marca Fritz Hansen se relacionan con las mesas Palette que alternan mármol, madera y metal, del diseñador para &Tradition.

Las habitaciones cuentan con camas cómodas, luz de lectura cercana, para no molestar; baños amplios y piezas muy especiales, como el Face Mirror, o la Monkey Side Table, que edita BD Barcelona Design.

En la suite proyectada por Patricia Bustos de la Torre, dos sillones de ratán de la colección Frames, realizada por Hayon para la firma valenciana Expormin.

También en Casa Decor hemos podido contemplar algunas de sus creaciones, siendo testigos, además, de su evolución creativa. En un somero recorrido por los espacios publicados en nuestras páginas, encontramos tres de las creaciones que los visitantes de Casa Decor han podido contemplar en las dos ultimas ediciones.

En 2017, en la suite “Wake up in Palm Springs” firmada por Patricia Bustos de la Torre, dos sillones de ratán de la colección “Frames” que Hayon realizó para la firma española Expormin en 2014. Dos piezas de formas redondeadas  que encajaban a la perfección en un ambiente sofisticado y relajado.

Piezas de porcelana de la colección “Folkifunki” de la firma portuguesa Vista Alegre, en el espacio diseñado por AS Interiorista.

En la misma edición de 2017, los visitantes de Casa Decor pudieron admirar algunas de las piezas de la colección “Folkifunki” que Hayon acababa de crear para Vista Alegre y que estaban expuestas en el espacio creado por AS Interiorista. En esta colección para la firma de porcelanas portuguesa, Hayon explora los límites entre la cultura popular portuguesa y su propio mundo imaginativo, para crear una colección de vajillas y objetos decorativos con formas folclóricas, surrealistas, rurales y con un guiño de humor.

Varias figuras de la colección “The Guest”, diseñada por Hayon para Lladró Atelier, repartidas entre la mesa y las estanterías del Salón Westwing, proyectado por Jean Porsche.

Este año, en el “Salón Westwing”, proyectado y decorado por Jean Porsche, había un invitado muy especial: “The Guest”, el singular personaje concebido por Jaime Hayon para Lladró Atelier. Un ejemplo más de su capacidad para trabajar con marcas clásicas de prestigio a las que ha dado un nuevo impulso a través sus ideas innovadoras.

Su estilo audaz, efectista y lleno de humor, puede gustar o no, pero es evidente que sus creaciones tienen un lenguaje propio, alejado de corrientes y normas establecidas, siguiendo sus propias inclinaciones artísticas. “Soy un artista trabajando en el campo del diseño. Soy un híbrido, pero eso está bien porque vivimos en el siglo XXI donde todo es posible.” Palabra de Jaime Hayon.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.