• Buscar
BLOG: LA CASA SE MUEVE

Paredes de espejo, estética renovada y funcionalidad

Paredes de espejo, estética renovada y funcionalidad
15 / 09 / 2018

Después de algunas temporadas en el olvido (impuesto por diferentes corrientes decorativas, en especial por el minimalismo), las paredes de espejo vuelven a lucir en el diseño de los espacios interiores. Asociadas a ambientes clásicos, ahora podemos verlas en decoraciones de todo tipo y con paletas de color más actuales.

Y aunque no solemos recurrir a este tipo de paredes cuando pensamos en cambiar la decoración, lo cierto es que tienen ventajas al potenciar la intensidad de la luz, ya sea natural o artificial, y conseguir dar sensación de mayor amplitud, especialmente en interiores pequeños. En la pasada edición de Casa Decor, pudimos constatar como varios decoradores dieron mayor vida a sus espacios con paredes de espejo. Ellos marcan tendencia y nosotros les seguimos.

Enfrente

Bajo el lema “observa, interactúa, siente”, el equipo de CBRE ambientó un salón con distintos olores, sonidos, sabores y sensaciones, que acercaban la naturaleza al visitante. Naturaleza que se veía agrandada por una espectacular pared de espejo que, además, atrapaba la luz natural de los grandes ventanales que tenía enfrente.

Efecto de profundidad

El área de entrada es una de las zonas estratégicas a la que se puede añadir paredes de espejo. En este caso, para multiplicar el efecto de profundidad en el pequeño hall creado por el equipo de Ele Room 62 para el espacio Alvic, se colocó una gran espejo en la pared central flanqueado por un juego de paneles con diseño geométrico. El resultado no puede ser más cautivador.

 

Paneles de espejo ahumado

En el proyecto decorativo “Arqbellytura club”, realizado por la interiorista Cristina Barriga, se colocaron dos paneles de espejo ahumado donde se atenuaba la luz que desprendían las lámparas.

Un tercer panel de espejo ahumado se colocó como trasera de la estantería retroiluminada, diseñada por la decoradora, creando un efecto escénico de mayor profundidad gracias al reflejo de los objetos decorativos de formas, materiales y alturas diferentes expuestos entre las baldas.

Separador de ambientes

El baño es otro de los espacios habituales para colocar espejos, aunque siempre se le puede dar una vuelta a su colocación. Y si no, fíjate en esta original propuesta.

Bonito, sencillo, incluso algo austero, el espejo espía “Mirastar”, de Saint-Gobain, delimitaba las zonas de dormitorio y baño en el loft proyectado por el decorador Miguel Muñoz para la firma Gira. Un diseño clásico totalmente renovado y colocado de techo a suelo para no perder la sensación de profundidad.

Panel de espejo basculante

El pasillo es uno de los lugares más acertados para situar paredes de espejo. Generalmente son estrechos y de esta manera se consigue que el espacio parezca mayor y que refleje la poca luz que pueda recibir.

En el espacio “Pasilleando con estilo”, realizado por Soledad Ordóñez, para ocultar la salida de emergencia la decoradora ideó una pared/puerta basculante con láminas de espejo envejecido. Además de dar vida al espacio, captaba las miradas de todo el que pasaba por allí. Un acierto completo.

Frente de espejo

Los diseños de cocina con espejos son poco habituales, aunque son un truco estupendo para ampliar la sensación de espacio y la luminosidad. La magia de los espejos se convierte así mismo en un instrumento de juego y diseño para el cual conviene asesorarse por expertos en la materia.

Y que mejor asesoramiento que el de la decoradora Patricia Bustos Premio al Mejor Proyecto 2018 por su cocina con comedor “Osadía. Rebel Kitchen”. La cocina, desde la que se podía ver el comedor, era un espacio moderno y atrevido gracias a la combinación del frente de espejo con el mobiliario en tonos intensos y pastel.

…Y también en el techo

Además de las paredes de espejo, que potencian la sensación de amplitud, en esta última edición de Casa Decor pudimos ver espejos en el techo para conseguir un efecto multiplicador. En su comedor “Tropical Lunch”, la decoradora Virginia Gash multiplicaba el rosa ‘millennial’ del papel de una de las paredes gracias, entre otros detalles (biombo y aparador), a una imponente composición de espejos en el techo. Solo apto para los más arriesgados en decoración.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.