• Buscar
El blog de Casa Decor: La casa se mueve
BLOG: LA CASA SE MUEVE

El pabellón Mies van der Rohe se queda en blanco

El pabellón Mies van der Rohe se queda en blanco
23 / 11 / 2017

Los arquitectos Anna & Eugeni Bach transforman por unos días el emblemático Pabellón barcelonés en una maqueta a tamaño real, a través de un montaje realizado con grandes paneles de vinilo blanco.

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Por invitación personal

La Fundación Mies van der Rohe invita periódicamente a artistas y arquitectos a provocar nuevas miradas y reflexiones a través de sus intervenciones en el Pabellón de Alemania, que Mies van der Rohe construyó para la Exposición Internacional de 1929, potenciándolo como espacio de inspiración y experimentación para la creación artística y arquitectónica más innovadora.

Tras las intervenciones artísticas de creadores tan conocidos como SANAA, Jeff Wall , Ai Weiwei, Enric Miralles, Andrés Jaque o Antoni Muntadas entre otros, este mes de noviembre los arquitectos Anna & Eugeni Bach han sido los encargados de transformar el icónico Pabellón con su proyecto «Mies missing materiality».

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Maqueta a tamaño real

Después de un proceso de transformación que se inició el pasado 8 de noviembre, el edificio ha ido perdiendo su materialidad y poco a poco se ha convertido en una enorme maqueta a tamaño real abierta al público con todas sus superficies limitadas a un único material blanco. «Con esta sencilla acción –afirman los autores– el Pabellón se convierte en una maqueta a escala 1:1, una representación de él mismo que abre la puerta a múltiples interpretaciones sobre aspectos como el valor del original, el papel de la superficie blanca como imagen de la modernidad, o la importancia de la materialidad en la percepción del espacio».

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Lienzo en blanco

Convertir el Pabellón en una maqueta, con todas sus superficies limitadas a un único material, tan blanco como indeterminado, pone en evidencia el papel representativo del edificio; tanto el del original, como símbolo nacional, como el de la réplica, en representación del primero.

El Pabellón será, durante una semana, la maqueta a escala 1:1 de la réplica del pabellón temporal más longevo de la arquitectura moderna. Sustraer toda materialidad al Pabellón abre además otras interpretaciones ligadas a la historiografía de la arquitectura del siglo XX.

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Proyecto efímero

El proceso de desmontaje de las grandes planchas de vinilo del matrimonio Bach (sobre estas líneas) es parte de su proyecto. El edificio, que quedó definitivamente teñido de blanco el pasado 16 de noviembre, volverá a su estado original el próximo 27 de noviembre, cuando finalizará la intervención con una performance de desmontaje que podrá ser vista por el público asistente.

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Un poco de historia

El Pabellón Mies van der Rohe de Barcelona, obra emblemática del movimiento moderno, se diseñó como pabellón nacional de Alemania para la Exposición Internacional de Barcelona 1929, que se celebró en Montjuïc. Construido a partir de vidrio, acero y diferentes tipos de mármol, el edificio se concibió para alojar la recepción oficial, presidida por el rey Alfonso XII junto a la autoridades alemanas que se desplazaron a Barcelona. Una vez clausurada la exposición, el pabellón fue desmontado en 1930.

Sin embargo, con el paso del tiempo, se convirtió en un punto clave de referencia en la arquitectura del siglo XX, e incluso fue entronizado como icono de la modernidad en la exposición “Modern Architecture” del Moma de Nueva York de 1932. Dada la importancia y la reputación del Pabellón, los pensamientos se volcaron hacia su posible reconstrucción. El proyecto de reconstrucción se puso en marcha bajo la supervisión de Oriol Bohigas, jefe del Departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona en aquel momento. ​​El trabajo comenzó en 1983 y el nuevo edificio se abrió en su sitio original en 1986.

Intervención de Anna y Eugeni Bach en el Pabellón Mies van der Rohe

Réplica idéntica

Todos los materiales utilizados para su reconstrucción son de las mismas características y procedencia que los originalmente empleados por el arquitecto y diseñador industrial Ludwig Mies van der Rohe  en 1929.

En el interior, circunspecto y minimalista, se pueden admirar las sillas Barcelona, diseñadas por Mies y Lilly Reich, especialmente para el pabellón. Inspirada en la sella curulis –asiento de los antiguos magistrados romanos– la silla Barcelona destaca por su estructura metálica y asiento de cuero, que significó toda una innovación para su época y que, con los años, se ha convertido en un icono del diseño moderno.

En el patio sur del pabellón, se encuentra la reproducción en bronce de la pieza titulada Amanecer de Georg Kolbe, contemporáneo de Mies van der Rohe. Magistralmente colocada en un extremo del pequeño estanque, la escultura se refleja no solo en el agua sino también en el mármol y el vidrio, creando así la sensación de multiplicarse en el espacio, mientras que sus curvas contrastan con la pureza geométrica del edificio.
Fotos: Adrià Goula y Fundació  Mies van der Rohe.

ES EN FR