• Buscar
El blog de Casa Decor: La casa se mueve
BLOG: LA CASA SE MUEVE

Eladio Dieste, el señor de los ladrillos

Eladio Dieste, el señor de los ladrillos
03 / 11 / 2022

“El señor de los ladrillos”, así llamaban al uruguayo Eladio Dieste, ingeniero de formación y arquitecto honorario en reconocimiento a su tarea de diseñador, que nos ha dejado una depurada y espléndida técnica de construcción que él definió como cerámica armada: construcciones abovedadas realizadas con ladrillo visto, armadura de acero y un mínimo de hormigón. A partir de esta tecnología, desarrollada por Dieste, en la construcción de grandes proyectos arquitectónicos, lo han colocado como la figura central y representativa de esta técnica constructiva a nivel mundial.

En 2021, el valor universal de la obra del ingeniero Eladio Dieste fue reconocido por la UNESCO al incluir uno de sus proyectos más importantes en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad: la Iglesia de Cristo Obrero y Nuestra Señora de Lourdes, en Atlántida, Uruguay. A la vez innovadora y sostenible, esta iglesia es un lugar que pone de realce el trabajo del hombre y la búsqueda del arte y la belleza en la «fuerza de las formas y no en la abundante acumulación de materia«, como a él mismo le gustaba repetir. En este post, rendimos homenaje a este genio uruguayo a través de algunas de sus obras más conocidas.

En 1946, lo llama el arquitecto Antoni Bonet para colaborar en la casa Berlinghieri. Su propuesta es sencilla, Dieste propone hacer trabajar en forma solidaria el ladrillo, el mortero y el hierro pero dándole forma al material para que sea más resistente y eficaz.

Segundo de tres hermanos, Eladio Dieste nació el 10 de diciembre de 1917 en Artigas, Uruguay. Cursó estudios en la universidad pública de Uruguay y la más importante del país, ubicada en Montevideo. Bajo la tutela del abogado y amigo de su madre Antonio Grompone, con quien residió durante varios años, se graduó en la facultad de ingeniería de la Universidad de la República, en 1943.

Desde 1945 hasta 1948 trabajó como ingeniero de proyectos para la firma Christiani & Nielsen, una de las empresas más prestigiosas dedicada al cálculo y la construcción de grandes obras de infraestructura en Latinoamérica. Sus comienzos con la técnica de la cerámica armada, fueron realizados como colaborador en el proyecto del arquitecto catalán Antoni Bonet Castellana, en las bóvedas de la casa Berlinghieri en Punta Ballena, Maldonado, Uruguay en 1946.

En 1954 fundó junto con el ingeniero Eugenio Montañez la empresa constructora Dieste Y Montañez, dedicada al proyecto y ejecución de obras civiles, enfocada a la ingeniería de diseños y optimización de procesos constructivos. A partir de entonces, se calcula que diseñó más de 150 construcciones, todas con su sello personal de formas curvas, livianas, resistentes y hermosas con ladrillos a la vista.

La Iglesia de la Atlántida

Entre su prolija creación arquitectónica a pesar de ser ingeniero y no arquitecto, destaca el proyecto de la iglesia de Cristo obrero y Nuestra Señora de Lourdes (también conocida como la iglesia de Atlántida) encargado por un benefactor que deseaba donar la construcción, solicitando una obra económica, de carácter utilitario, destinada a un pequeño y modesto pueblo del interior del país.

Dieste responde al desafío de una manera integral, logrando un espacio para la liturgia que se constituye en una de sus mayores obras de arquitectura latinoamericana y mundial. En ésta, Dieste aplica toda su sabiduría proveniente de la creación de estructuras industriales basadas en el uso de la cerámica armada y especialmente diseñadas para techar grandes espacios. Se propuso demostrar que era posible hacer una obra adecuada para albergar la actividad religiosa, que fuera económica y también bella. Cosa que logró en en todos los sentidos.

Diseñada y construida por Dieste, entre 1952 y 1959, destaca por sus paredes onduladas y techos curvos, en formas casi imposible de definir realizada en ladrillos. Su elevada torre de ladrillos destaca por sus 15 metros de altura y sus hermosas paredes caladas.

El interior de la iglesia, completamente iluminado de forma natural, tiene además un cristo tallado en madera y un altar de granito rústico. Dieste consideraba que esta obra fue su “Facultad de Arquitectura”: era la primera obra en la que debía resolver a través de la problemática constructiva un programa de fuerte carga simbólica, necesitado de una especial expresividad. En la espacialidad lograda influye también la incorporación de los muros que envuelven el altar y conforman el área correspondiente al sacerdote.

La belleza interior no solo reside en la originalidad de sus formas, también en la forma en que la luz entra por las claraboyas y las ventanas laterales de colores y se refleja en las superficies de ónice y ladrillo creando una atmósfera tranquila que sublima el increíble efecto estético. Todo ello incide, sin duda, en la sensación de paz y espiritualidad que invade a quien accede a la Iglesia.

El conjunto se completa por la entrada a un baptisterio subterráneo -a través del cual se puede ingresar luego a la Iglesia por debajo del coro-, ubicado a la izquierda, y un esbelto campanario cilíndrico íntegramente realizado en mampostería calada de ladrillo visto que, exento, se ubica a la derecha de la nave y que cuenta con una escalera de caracol interna de significativo efecto plástico.

La insólita expresividad de Dieste revelan en él no solo su capacidad como ingeniero sino su gran sensibilidad artística. Fue un artista nato que buscó además de la funcionalidad, la belleza en sus obras. Creó formas vivas de gran solidez, replanteando la arquitectura en Uruguay y en el mundo con sus estructuras curvas llenas de movimiento, que abarcan desde reconocidas iglesias, estaciones de autobuses, hasta fábricas, silos y gimnasios.

En Casa Decor 2022, la decoradora Patricia Bustos quiso rendir homenaje a las ondulantes y dinámicas superficies creadas por Dieste. En su espacio «Tacto suave», Patricia proyectó una recepción de hotel en el que destacaban las formas geométricas, las piezas de cerámica, realizadas por el Atelier Bathco, así como una pared curva de ladrillo visto, muy en la línea de la arquitectura de Eladio Dieste.

Casa estudio Dieste en Montevideo

En sus manos, el ladrillo supera su función constructiva para alcanzar una clara elocuencia expresiva; siendo a la vez el punto de partida y de llegada, de una lograda y conmovedora fusión entre racionalidad constructiva y sensibilidad.

Otra de las obras constructivas destacadas es la residencia que Dieste construyó para su numerosa familia, formada por el matrimonio y sus once hijos, en la década de los 60, en el barrio de Punta Gorda a tan solo unos metros de distancia del Río de la Plata. Residió en ella hasta su muerte en el año 2000 y durante mucho tiempo fue también su estudio particular. Cuando Dieste pensó su casa ya había avanzado mucho en su carrera. Por eso esta mantiene las características de los proyectos que elaboró. Entre otras virtudes, el edificio permite que el sol ingrese a los principales espacios de la casa durante todo el día. Toda la construcción (paredes, entrepisos, escaleras y bóvedas) es de ladrillo visto, así como gran parte de la estructura que se conformó con cerámica armada, la especialidad del dueño de casa.

Montevideo Shopping Center

Si la iglesia de Atlántida es la obra cumbre de Dieste, sin duda la más visitada hasta el día de hoy, es el centro comercial ubicado en un barrio residencial, cercano a la Rambla sobre el Río de la Plata. Inaugurado en el año 1985 en el espacio donde había funcionado el antiguo hospital Fermín Ferreira, en el barrio del Buceo. Fue el primer centro comercial de Uruguay. Tiene 181 comercios en tres niveles y cambió la fisonomía de la ciudad y las costumbres de sus habitantes. En este caso, Eladio Dieste intervino en la construcción de la estructura de ladrillos con la técnica de la cerámica armada ideada por él. Participaron en la construcción los arquitectos Gómez Platero y López Rey.

Terminal municipal de autobuses

Es otra de las grandes obras del ingeniero y constituye una muestra de su ingenio. El proyecto resolvió de una manera simple. La estructura que permite a la gente esperar y ascender a los autobuses de forma confortable y a los autobuses hacer las maniobras de atraque con facilidad. Para ello, se proyectó una serie de siete bóvedas autoportantes, de directriz catenaria, precomprimidas de 6 m de luz transversal y con el apoyo centrado en los valles. Las bóvedas apoyadas en una sola línea de pilares de hormigón armado, vuelan a cada lado del pilar y generan dos grandes viseras que cubren un área total de 1.080 m2. A un lado se ubican los andenes y estacionamiento de los autobuses y al otro lado las oficinas y los servicios. La terminal, por su escala, por la forma y por los materiales, se integra bien al entorno de la plaza donde está enclavada.

Los templos de Dieste con réplicas en España

Dos de los últimos grandes proyectos de Dieste se encuentran en España, concretamente en Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares. Fueron las dos primeras obras en Europa de Dieste, construidas entre 1997 y 1998,  cuando éste contaba con 80 años de edad.

Situada en Torrejón de Ardoz, la iglesia de la Sagrada Familia se construyó entre 1997-1998, una copia exacta del templo de la Atlántida, aunque de menor tamaño. Como el original, tiene como campanario un cilindro exento. Además, el edificio consta de una sola nave y tiene amplios espacios luminosos. Sus paredes y techos ondulados emulan a los del original uruguayo y al igual que éste, se construyó con un reducido presupuesto.

Por su parte, la iglesia de San Juan de Ávila, ubicada en la Avenida de los Reyes Magos de Alcalá de Henares, abrió sus puertas en 1998. En este caso, la majestuosa obra, réplica de San Pedro del Durazno, se complementa con un hermoso rosetón de seis metros de diámetro, con un cuerpo cóncavo y otro convexo, realizado por el artista Carlos Muñoz de Pablos. El espectacular manejo de un material tan sencillo y económico como el ladrillo, se enaltece con el aporte de unas vidrieras amplias, que aportan luz y color al sobrio interior del templo.

ES EN FR