• Buscar
El blog de Casa Decor: La casa se mueve
BLOG: LA CASA SE MUEVE

Zaha Hadid, la gran dama de la arquitectura contemporánea

Zaha Hadid, la gran dama de la arquitectura contemporánea
24 / 11 / 2022

Zaha Hadid, considerada una de las arquitectas más vanguardistas, fue figura clave para muchos en la evolución y experimentación de una arquitectura para pensar los nuevos espacios del siglo XXI. Concibió su trabajo como una transformación de la visión del futuro y consiguió crear obras y diseños llenos de originalidad, fuerza y vanguardismo.

La primera mujer en ganar el Premio Pritzker de Arquitectura, en el año 2004, fue un torbellino que labró su prestigio a contracorriente de un oficio dominado por los hombres, hasta que ella llegó. Mundialmente conocida por sus edificios neofuturistas con sus formas abstractas y llenos de dinamismo, fuerza y líneas sensuales, Hadid no solo destacó en la arquitectura, también sobresalió por su talento en otras disciplinas, como la pintura y el diseño, tanto de espacios interiores, como de mobiliario y productos de consumo; también tuvo una relación fructífera con el mundo de la moda. Conozcamos un poco de la obra de esta grandiosa dama de la arquitecta, diseñadora y artista.

Una imagen de 1985 con una joven Zaha Hadid en su estudio de arquitectura londinense

De las matemáticas a la arquitectura

Dame Zaha Mohammad Hadid nació el 31 de octubre de 1950 en Bagdad, la capital de Irak, en el seno de una familia musulmana de clase alta. Tanto su padre como su madre, desempeñaron un papel importante en su desarrollo creativo. Durante su infancia, se educó en Bagdad en una escuela dirigida por monjas católicas francesas. Posteriormente, en la década de 1960, Zaha Hadid continuaría su educación secundaria en exclusivos internados de Inglaterra y Suiza.

Aunque desde pequeña tenía claro que quería dedicarse a la arquitectura –le encantaba organizar los espacios–, Hadid empezó a estudiar matemáticas en la Universidad Americana de Beirut, entre 1968 y 1971, donde se graduó con honores. Tras obtener el título, se trasladó a Londres con 20 años para estudiar, ahora sí, arquitectura en la Architectural Association School of Architecture, donde se diplomó en 1977. En esa institución, fue alumna de prestigiosos arquitectos como el holandés Rem Koolhaas (quien también fue galardonado con el premio Pritzker), la arquitecta griega Elia Zenghelis o el danés Bernard Tschumi, quienes en gran medida influyeron en su concepción arquitectónica.

Estación de Bomberos Vitra, en Weil am Rhein (Alemania). Uno de los primeros proyectos arquitectónicos de Hadid donde se aprecian muchas de las formas dinámicas y extremas que más tarde serían parte esencial de su lenguaje arquitectónico.

Reconocimiento mundial

Tras graduarse, Zaha Hadid, empezó a trabajar en el estudio de sus antiguos profesores Koolhaas y Zenghelis, el Office for Metropolitan Architecture (más conocido como estudio OMA) en Rotterdam, Países Bajos, y se convirtió en socia del mismo en el año 1977. Durante el tiempo que estuvo en OMA, sentía que su carrera iba por caminos distintos a los de sus socios y pronto tuvo deseos de trabajar de forma diferente, por lo que decidió abrir su propio estudio en Londres en 1980. Durante los primeros años, tuvo que luchar duro, ya que no era común ver a una mujer trabajando en un mundo predominantemente masculino. Para muchos, las pinturas y dibujos sobre papel que elaboraba para definir sus proyectos eran considerados utópicos e imposibles de construir.

Sin embargo, fue precisamente una muestra de sus increíbles dibujos arquitectónicos, dentro de la exhibición Deconstructivismo en la Arquitectura organizada por el MoMA de Nueva York en 1988, lo que le dio el salto definitivo a la fama internacional. Durante la exposición, Rolf Fehlbaum, el dueño de la empresa germana de mobiliario de diseño Vitra quedó fascinado con sus dibujos, y decidió darle la oportunidad de levantar el que sería su primer proyecto propio, la estación de bomberos de la fábrica de Vitra, construida en el año 1994.

Este encargo situó los diseños de Hadid en el mismo campo que los de otros arquitectos famosos, como Frank Gehry, demostrando que, aunque sus diseños eran poco ortodoxos, eran ciertamente posibles. Esta obra fue reconocida inmediatamente como uno de los grandes edificios del siglo XX, en cuya valoración los medios de comunicación destacaron que se trataba de la obra de una mujer arquitecto temperamental, lo que fortaleció aún más el carácter de la arquitecta.

Centro Acuático de Londres, diseñado para acoger las pruebas acuáticas durante la celebración de los Juegos Olímpicos de la capital británica en el año 2012. Este edificio, constituido por una cubierta ondulada que nace del suelo como una onda similar al volumen de las piscinas donde se practica la natación y el buceo, se inspira en la fluida geometría del movimiento del agua.
El Centro Heydar Aliyev, en Bakú (Azerbaiyán) es posiblemente el edificio más famoso diseñado por Hadid. La increíble simplicidad y la hermosa conexión entre el edificio y el paisaje hacen de este proyecto una de las mejores obras de Zaha Hadid.

A partir de ese momento, su prestigio en Europa y en Estados Unidos es creciente. En el año 2000, Zaha Hadid se convierte en la arquitecta favorita de los estudiantes y de las mujeres que ya han obtenido el título. En los primeros años del nuevo siglo trabajó simultáneamente en la construcción de diversos proyectos, tales como la Torre-Trampolín de Saltos de Esquí de Bergisel, (Innsbruck, Austria, 1999-2002), el Puente Sheik Zhayed, (Abu-Dhabi, 1997-2011), la Terminal Marítima (Salerno, Italia, 2000-2016) y La Terminal de Transporte de Hoenheim-Nord (Estrasburgo, Francia, 1998-2001), por la que en 2003 recibirá en Barcelona el Premio Mies Van der Rohe.

Levantó en 2010 el museo de arte contemporáneo MAXXI de Roma y la Opera de Guangzhou el mismo año. Además concluyó una de sus obras más conmovedoras, el colegio Evelyn Grace en Brixton, uno de los mejores edificios de la capital británica. En Baku (Azerbayán), diseñó el centro cultural Heydar Aliyev que inició una transformación de la ciudad. Después de construir el Centro Acuático para las olimpiadas de Londres (2012), se la solicitó en Oxford, para levantar un edificio en el St. Anthony’s College. Sin duda, un periodo realmente fructífero que situó a Zaha Hadid en primera línea de la arquitectura mundial.

El Pabellón-Puente fue diseñado por Zaha Hadid para ser la entrada principal de la Exposición Internacional dedicada al Agua que se celebró en Zaragoza en 2008. Con una longitud de 270 m, su estructura imita a un gigantesco gladiolo tendido sobre el río Ebro.
En Madrid, participó, en la creación del Hotel Silken Puerta de América, aportando su toque futurista al diseño de la primera planta. Ubicadas en la primera planta, las habitaciones diseñadas por Hadid destacan por su fluidez y por su juego de líneas atrevidas.

La huella de Zaha Hadid en España

La creación estrella de Hadid en nuestro país fue el Pabellón Puente de la Expo de Zaragoza de 2008, un espacio interactivo cerrado que atraviesa el río Ebro para formar una entrada a la Expo, un híbrido entre pasarela peatonal y pabellón de exposiciones. Su fluido y dinámico diseño representaba el lema de la Expo: “Agua y desarrollo sostenible”. Este edificio conecta el margen derecho del río Ebro con el recinto de la Expo, mediante una planta con forma de un gladiolo tendido de 270 m de longitud, cubierto por curvas imposibles creadas para alojar salas de exposiciones sobre la gestión sostenible del agua y, que tras la Expo, ha sido utilizado en innumerables campañas publicitarias por su aspecto futurista.

También levantó una ampliación de las bodegas Viña Todonia de López de Heredia en Haro (La Rioja). En Madrid participó en la creación del Hotel Silken Puerta de América, aportando su toque futurista al diseño de la primera planta. En Vizcaya, además del macro plan para Zorrozaurre, Hadid también diseñó la estación de Euskotren en Durango.

No todas sus ideas pudieron llegar a buen puerto en nuestro país. En Sevilla, proyectó su novedosa visión sobre la Biblioteca Universitaria, que comenzó a construirse en el Prado de San Sebastián, una zona verde cuya catalogación se cambió para permitir la ejecución del proyecto. Esta decisión fue denunciada por los vecinos de la zona, que gque pararon la obra y la ciudad se quedó sin una firma de referencia de la arquitectura internacional. Otro proyecto que también se vio truncado fue la Torre Espiral de Barcelona, un edificio de 11 plantas romboidales, que debería haber sido el símbolo del campus Besòs.

Otros de los proyectos importantes que estaba en ejecución en el momento de su muerte (2016), es la renovación y reestructuración de Zorrozaurre, un barrio de Bilbao, que quería convertir en un isla para vivir, trabajar y disfrutar. El Master Plan del proyecto, que hoy día sigue en marcha, incorpora la apertura completa del canal de Deusto, lo que supone la transformación de la actual península de Zorrotzaurre.

Havenhuis Antwerpen, en Amberes (Bélgica 2016)

Una nave de cristal, última obra terminada

Poco antes de su fallecimiento, la última obra terminada publicada fue la Sede Portuaria de Amberes, en Bélgica, desarrollando, sobre una estación marítima de bomberos obsoleta y rehabilitada, un edificio nuevo para alojar los Servicios Centrales del segundo puerto más importante de Europa. Conforma el edificio una especie de buque de vidrio, que corta el aire levitando sobre la pieza histórica que conserva. La propuesta de Hadid para este proyecto de reutilización adaptativa incluía un edificio secundario con cubierta de cristal que se situaría justo encima del edificio de bomberos y se apoyaría en una sola columna.

El edificio en sí era una abstracción de un velero en referencia al frente marítimo circundante. Los paneles en forma de diamante cubren cada una de las fachadas del barco y alternan entre el vidrio y los materiales opacos. Las propias formas de diamante también se inspiran en la ubicación del lugar, ya que son una referencia a la relación de Amberes con los diamantes. Así que, aunque la futurista nave espacial de cristal en el cielo parezca no preocuparse mucho por el contexto que la rodea, está claro que Hadid investigó muy bien sobre la historia de la ciudad.

Zaha Hadid en 2008, posa en el ático de su propiedad situado al Este de Londres, sentada en el sofá Glacier, de la línea Z-Scape inspirada en el movimiento de los glaciares y fabricada en madera lacada, que la diseñadora firmó en 2001 para Sawaya & Moroni.
Lámpara suspensión Aria Slamp, en 3 tamaños diferentes y en dos colores (oro y blanco). En esta pieza la arquitectura dinámica y visionaria de la artista se traduce en un volumen aparentemente desmaterializado, en el que la luz y la ligereza se envuelven definiendo un diseño natural, casi acuático.
En 2015, fruto de su colaboración con la diseñadora sudafrica de calzado Charlotte OlympiaDellal, realizó dos piezas: bolso y zapatos. Fiel al estilo escultórico de Hadid, los zapatos y el bolso tienen un diseño icónico y original. Están hechos de plexiglas, una resina sintética transparente, que da un aspecto de vidrio con formas fluidas y contundentes.

Amante del diseño y de la moda

Como decíamos al principio de este post, Hadid no solo destacó en la arquitectura, también sobresalió por su talento en otras disciplinas, dedicando una gran parte de su vida a explorar todos los campos del diseño. Esta dama de la construcción, capaz de hacer reales edificios imposibles, diseñó muebles orgánicos alucinantes para B&B Italia, Established & SonsSawaya & Moroni y Vitra; bolsos para Louis Vuitton; escenografías para desfiles de colecciones de Chanel, creadas por Karl Lagerfeld; envases para fragancias de Donna Karan… Todo ello, a través de su marca de accesorios denominada Zaha Hadid Design.

Su repentina muerte, el 31 de marzo de 2016 a la edad de 65 años a causa de un ataque cardíaco, cogió a todo el mundo desprevenido truncando su increíble carrera y siempre nos quedará la duda de hasta dónde hubiera podido reinventarse la gran dama de la arquitectura. De todas formas, seis años después de su muerte, la obra de la genial arquitecta sigue hoy vigente en múltiples proyectos, y su estudio de arquitectura, Zaha Hadid Architects, sigue siendo uno de los más importantes a nivel mundial y que ahora dirige el arquitecto Patrick Schumacher que, desde 1988 cuando llegó al estudio, se convirtió en un apoyo fundamental, socio y colaborador inseparable, en el desarrollo de la obra de Zaha Hadid.

ES EN FR