• Buscar
Espacios públicos

2ª Mención Mejor Proyecto Casa Decor 2021: «Biocontrastes» por Muher

2ª Mención Mejor Proyecto Casa Decor 2021: «Biocontrastes» por Muher
08 / 07 / 2021

A los espectaculares salones, dormitorios, cocinas, baños y demás rincones domésticos que cada año se proyectan en Casa Decor, se suman espectaculares bares y restaurantes, lugares donde arquitectos e interioristas sorprenden con novedosas propuestas, y en los cuales se ofrecen desayunos, comidas y cenas.

Este año fue Muher, el estudio formado por la pareja de artistas Manuel Herrera y Francisca Muñoz y la arquitecta María Herrera, el encargado de diseñar el restaurante Biocontrastes, espacio que recibió la 2ª Mención de Honor al Mejor Proyecto Casa Decor 2021.

En algo menos de un mes, Estudio Muher realizó este espectacular proyecto en un espacio de 250 metros cuadrados, en el que se crearon cinco espacios diferentes basados en los diferentes ecosistemas del planeta.

Restaurante Biocontrastes por Muher Estudio en Casa Decor 2021

Bosque conceptual

Con el diseño del restaurante Biocontrastes, Estudio Muher se propuso como objetivo estimular los sentidos del visitante a través de espacios dinámicos. Para ello entrelazó, una vez más, el arte, la arquitectura y el uso del color consiguiendo que el proyecto fuera un viaje por los ecosistemas más representativos de nuestro planeta, a la vez que pretendía reivindicar la protección de la Naturaleza.

Así, nada más entrar al espacio, encontrábamos unos arcos que evocaban un bosque conceptual de árboles que abrazaban al público a modo de bienvenida. Una pieza escultórica creada ex profeso para este espacio de Casa Decor, con arcos en madera de roble Syncron Anniversary Oak 02 de Grupo Alvic, que suavizaban y aligeraban el largo pasillo del restaurante. Esta estructura integraba estantes y mesas altas donde comer o tomar un aperitivo. Las mesas se acompañaron con los taburetes Blutante de La Redoute, en roble; Periquero de La Silla Acapulco la Original by Co’tantic, en vinilo reciclado blanco; y tapizados en azul con patas doradas de TM/Leader Contract. 

Gracias a una iluminación indirecta, se logró que los volúmenes de estos elementos escultóricos en madera resaltaran sobre el fondo.

La complejidad de encajar en el espacio las piezas, tanto en anchura como en altura, y trasladarlas ya montada, hizo que la ejecución del trabajo fuera muy precisa.

Restaurante Biocontrastes por Muher Estudio en Casa Decor 2021

Salón verde: los bosques y selvas tropicales

En este salón, Estudio Muher quiso representar los bosques y selvas tropicales, donde su frondosa vegetación hacía del espacio un ambiente verde oscuro, pero sus flores tropicales brillaban con «luz propia» resaltando con sus llamativos colores. Las lamparás de techo simulaban las gotas de rocío de los amaneceres y las «ninfas» que cuelgan, las mariposas que vuelan entre la vegetacion húmeda. Por último, atravesando todo el espacio, encontrábamos una espectacular mesa a modo de riachuelo que recorre los bosques con su forma orgánica, adaptándose al terreno.

Para este ambiente, Muher escogió su obra Liliums, un mural tridimensional retroliluminado, formado por 4 piezas de 1,80 x 2,10 m cada una, que decoraba una de las paredes.

Restaurante Biocontrastes por Muher Estudio en Casa Decor 2021

Mesa de formas orgánicas

Muher también diseñó la mesa Imperial a partir de un bloque de la cuarcita Alisia leather con un acabado de aspecto mate de tacto suave y agradable, de la gama Terra by Cupa Stone. La singularidad de esta pieza de aspecto brutalista es que fue concebida casi como una escultura, cuyo diseño en zig-zag permitía reuniones de cuatro grupos de cuatro personas cada uno, distanciados física y visualmente. Se acompañó de las sillas Oru, de Mobliberica, una colección inspirada en el arte tradicional japonés del origami, con la carcasa tapizada en dos colores diferentes.

Restaurante Biocontrastes por Muher Estudio en Casa Decor 2021

Para decorar las paredes del salón verde, el equipo de Muher también escogió revestimientos murales de la firma italiana Jannelli & Volpi. En concreto, el modelo Hiroma de su nueva colección JV 453 Igusa, un diseño reversible, artesanal y elegante, en tonos dorado y verde.

«Lo elegimos porque escenificaba la filosofía de ecosistemas que queríamos representar en todos los espacios del restaurante, así como la relación con los elementos de la naturaleza y los productos artesanales», nos cuentan desde Muher.

Botelleros a medida

Otro elemento que ayuda a romper con la sensación de tubo del pasillo es botellero diseñado por Muher para guardar las botellas de vino tinto D.O. Ribera del Duero de Dominio Fournier, y realizado por Sixty Pro.  «Cuando llegamos al espacio original y vimos ese hueco en la pared, tuvimos claro que albergaría una vinoteca. Escogimos botellas de vino tinto porque con el dorado y negro se conseguía el contraste que buscábamos».

La trasera se decoró con el mismo revestimiento de Jannelli & Volpi que se utilizó en el salón verde, y se enmarcó con paneles de Orac Decor, que proporcionan  dinamismo. La pared del fondo se revistió con la piedra sinterizada Ossido Verderame, en tono verde, de Laminam.

Salón principal: las zonas más frías del planeta

Además de los salones privados, parte del restaurante se dedicó a mesas para dos o cuatro comensales. Esta zona se independizó del resto con el panel cinético de peonias, relizado por Muher, que recorría el espacio. Es una obra sobre soporte de metacrilato de alta densidad, en 3 x 2,67 metros.

«Este salón representa las zonas mas frías del plantea, donde predominan los blancos. Por eso, para dar a este ambiente la misma calidez que tienen el resto de salones, decidimos abrazar la zona de comedor con estos murales cinéticos que permiten la visión interior desde el paso de los visitantes, y en el interior el comensal se siente acogido por las flores», nos cuentan desde Muher.

Al igual que en el resto del espacio, en este ambiente destaca también cómo se solucionaron los techos, pues se creó un juego de volúmenes que da dinamismo al espacio. Las formas orgánicas y circulares que dominan en el diseño de la Casa de Tomás Allende, tanto en la fachada como en la distribución en plata, protagonizan todo el recorrido del restaurante. «Estas formas nos ayudaron a marcar al visitante el camino hacia la salida e independizar la zona de paso de la de comedor», nos explica. Estudio Muher recurrió a las placas 4PRO Activ’Air  y Placo BA 13 Activ’Air, de Saint-Gobain-Placo. 

Este ambiente se completó con mesas y sillas de TM/Leader Contract en tonos rosas y blancos. En cuanto a las mesa, éstas se completaron con encimeras de piedra sinterizada de Idylium.

En este rincón del salón principal, tuvimos oportunidad de contemplar otra obra de Muher: la escultura Rosa Blanca Deconstruida, realizada en material de resina natural.

Una cortina de cadenas de aluminio anodizado, de Kriskadecor, independizaba esta zona de otro de los salones privados. También, los diferentes laminados de Faus que se utilizaron para cubrir el suelo contribuían a marcar el paso de una zona a otra.

Salón azul: el fondo del océano

En este espacio, al que se accede a través de la cortina de Kriskadecor, se recreó el mar: un intenso color azul en paredes, techo y mobiliario, así como las obras de arte de Muher, hacían sentir como si realmente estuviéramos sumergidos en el océano.

Para este ambiente, los artistas escogieron las obras Medusas Lenticulares Mediterráneas, un mural de 4 piezas de 1,80 x 1,05 m cada una, en técnica mixta sobre soporte de lente tridimensional que recorría la pared más larga; y Medusas Mediterráneas, al fondo, técnica mixta sobre soporte de resina y laca china cubriente, en 1,20 m de diámetro.

En el centro del espacio se colocó la mesa redonda con sobre de piedra sinterizada Fluidosolido Blu Lucidato de Laminam, rodeada de cuatro sillones Velvet con tapizado capitoné en azul, de Ethan Chloe.

Espacio Muher en Casa Decor 2021

En los tabiques que cerraban el espacio se crearon vinotecas a medida para las botellas de Mar de Frades, vino blanco con D.O. Rías Baixas.

«Para albergar las botellas de Mar de Frades, quisimos recrear estos «cofres de oro», hundidos en el fondo del océano, donde esta vez, el revestimiento de bambú de Jannelli & Volpi nos vuelve a ayudar con sus fibras naturales para representar ese material dorado», explican desde Muher.

Tanto los tabiques como las hornacinas de los botelleros fueron diseños por Muher para este espacio, mientras que las puertas y las baldas de cristal son de Sixty Pro.

En este espacio, un homenaje al mar, encajaban a la perfección las fotografías de 27 MM-Enric Gener para Mar de Frades, bodega que ha escogido la mirada de este fotógrafo para alertar sobre el problema que los plásticos están causando en los océanos. Así, el trabajo de Gener no solo es el fiel reflejo de su pasión, admiración y respeto por el mar, sino también una forma de educar sobre la importancia de conservarlo.

Espacio Muher en Casa Decor 2021

Las olas del mar

En este reservado, el equipo de Muher decoró las paredes con paneles 3D de Orac Decor cuyas ondas evocaban las olas del mar. «Recurrimos a unos apliques de luz de Simon para crear una instalación en la cual la luminarias encendidas resaltan las formas de los paneles de una manera especial, emulando la vida submarina», nos explican desde Muher.

El quinto ecosistema: la zona de desiertos

En este punto terminábamos el recorrido por la Exposición de este año: una zona donde un frente de ladrillo visto original del espacio se alternó con revestimientos de mortero de arcilla natural, de Ecoclay, que evocan el efecto de la tierra mojada, las dunas del desierto, incluso el oasis, representado con un árbol Prunus.

«El techo de esta estancia lo trabajamos para integrarlo con el resto de la arquitectura del edificio, y tanto las molduras como el rosetón son obra de Escayola Saz», explican.

La isla, que también se encontraba en el espacio original, se habilitó como barra para comer, con taburetes de Musola. En un rincón, con una mesa de TM/Leader Contract, y sillas, de Mobliberica, destacaba el lienzo Palmeral mediterráneo, de Muher, en 162 x 130 cm.

Los baños

El Espacio Biocontrastes se proyectó en un antiguo bar-cafetería de comida rápida, ubicado en los bajos de la Casa de Tomás Allende y cuyos baños también se integraron en el proyecto.

En este caso, Estudio Muher apostó por una gama cromática en tonos rojos, blancos y negros. «Los azulejos originales de los años 70, en color rojo, nos dieron la pauta del diseño de este espacio», explican. Se cambiaron suelos, inodoros, lavabos, griferías y encimeras, así como la sala de tocador, que se revistió por completo con paneles de madera lacada de Grupo Alvic; revestimientos textiles de Jannelli & Volpi y molduras de Orac Decor, sobre las que se colocaron los apliques Mood de Simon. El techo se pintó con Montó, la misma pintura que se utilizó en todo el restaurante. Las sillas son el modelo Oru de Mobliberica, tapizadas en rojo.

Para la adecuación del restaurante Biocontrastes, Estudio Muher contó con la colaboración de la empresa de reformas integrales, construcción y diseño interior Edifitex.

Fotos: Nacho Uribesalazar para Casa Decor.