• Buscar
Casas

Detalles que enamoran de Velázquez 21

Detalles que enamoran de Velázquez 21
25 / 03 / 2020

Entre las múltiples facetas que enamoran de Casa Decor está, sin duda, el factor sorpresa. Tanto los profesionales del interiorismo y el diseño como las marcas que acuden a la llamada de nuestra Exposición esperan sorprenderse con ese edificio único y singular, que se convierta en el marco perfecto para mostrar sus últimas propuestas en diseño de interiores, materiales, domótica, tecnología y tendencias de vanguardia.

Lo hemos encontrado. Casa Decor celebrará su edición número 55 en esta casa-palacio, ubicada en el corazón del distrito de Salamanca. Gracias a sus más de 5.000 m2, el recorrido expositivo de esta edición transitará por amplias estancias que cuentan con una espléndida luz natural e infinidad de detalles arquitectónicos y decorativos. ¿Qué tal si conocemos algunos de esos detalles del edificio de Velázquez 21? Estamos convencidos de que van a acaparar vuestra atención.

Torre cilíndrica

Antes de entrar en sus estancias, hay que echar una mirada al exterior donde llama poderosamente la atención la torre cilíndrica del chaflán, coronada por una cúpula peraltada de estilo neobarroco francés, y la profusión ornamental de la fachada de ladrillo, con formas vegetales y orgánicas en las ménsulas, cenefas, arcos y capiteles, además de las galerías acristaladas en el primer y segundo piso.

Premio a la casa mejor construida en 1907

El edificio, galardonado como “Casa Mejor Construida” en 1907 por el Ayuntamiento de Madrid, fue encargada por Francisco Sánchez-Pleites, Marqués de Frómista, al arquitecto Espelius, con el fin de destinar el piso principal a residencia propia, con su escalera independiente, y el resto, a alquiler.

En esta zona, merece especial atención la entrada principal, que daba paso a la vivienda de los marqueses. El acceso al portal cuenta con un doble hueco que permitía, en su momento, la entrada y salida de coches y carruajes hasta el pie de la escalinata que llevaba al  vestíbulo. En este espacio destacan, además de las puertas labradas, las cornisas de paredes y techo, así como los detalles ornamentales que rodean todo el perímetro.

Habitaciones nobles y escalera principal

Cada planta contaba con dos viviendas, una en cada ala del edificio, de 450 m2 aproximadamente, lo que da una idea del esplendor señorial de la época. La elegante torre cilíndrica interiormente estaba ocupada por habitaciones nobles, con suelos de madera, detalles ornamentales en techos y cornisas, y grandes ventanales al exterior.

La escalera principal, que da acceso al ascensor y a las viviendas del edificio, cuenta con una cuidada estructura con peldaños de piedra y barandilla de madera con un notable trabajo de rejería y varios elementos decorativos como los cuarterones rematados por volutas de inspiración vegetal que adornan paredes, puertas y ventanas.

Llama especialmente la atención la que fuera vivienda de los Marqueses de Frómista, de la que hoy solo queda el ala del primero derecha, que se encuentra en su estado original, con muy pocas alteraciones, como se puede observar en la imagen.

Carpintería, suelos y herrajes

Otro de los puntos que llaman la atención de Velázquez 21 son las puertas y ventanas que, en gran número, se conservan en perfecto estado con sus elementos originales como picaportes, pestillos, pomos e interruptores de luz, en su mayoría realizados en bronce y latón. Un aspecto a destacar son los marcos de los balcones, que cuentan con doble cerramiento.

Aunque a lo largo de los años, algunas de las viviendas han sufrido reformas integrales, algunas mantienen intactos elementos originales como los suelos de pino melis, escayolas y molduras, puertas y ventanas, así como las cristaleras que dan a patios interiores. Sin duda, un plus de luminosidad para los futuros espacios de la Exposición.

Buque insignia de Gancedo

Otra de las grandes sorpresas de este edificio tiene como protagonista a la conocida firma textil Gancedo, ya que en los años sesenta, los pisos sótano, bajo y principal, donde se encuentra el torreón, fueron adaptados por el arquitecto Francisco de Inza (1929-1976) para convertirlos en el magnífico esquinazo que durante décadas albergó su tienda estandarte. Este arquitecto madrileño, muy vinculado a la familia Gancedo, fue el responsable de la transformación de esta parte de Velázquez 21 dándole un semblante nuevo, no sólo en los ámbitos de arquitectura creados a distintos niveles con la elegancia de sus bóvedas de ladrillo y el manejo genial de la madera, sino también en el diseño funcionalista de las estanterías que originaron una forma hasta entonces inédita de la exposición de telas.

Hasta aquí una pequeña muestra de los sorprendentes espacios de Velázquez 21. No nos olvidemos de que esta casa-palacio es muy, pero que muy grande, y que en un solo post no nos caben todos los detalles que encontramos entre sus estancias. ¿Cuántas cosas quedan todavía por descubrir? Esperamos que podáis descubrirlas todas cuando nos visitéis a partir del 5 de marzo y hasta el 19 de abril. ¡Os esperamos! Fotos: Nacho Uribesalazar para Casa Decor.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.